Cuidados de emergencia

radiografía dientes rotos
Cuidados de emergencia


Los cuidados paliativos son solo la punta del iceberg cuando ocurre algo desafortunado

Es muy importante usar un protector bucal hecho a medida a la hora de entrenar y/o jugar a un deporte de contacto para ayudar a protegerse de lesiones dolorosas y costosas en los dientes y en la boca.

¿Qué hacer si se daña o se pierde un diente accidentalmente?

Si el diente está agrietado o astillado acude a un dentista tan pronto como sea posible. Coloca mientras tanto los trozos rotos del diente en una pequeña cantidad de leche o en una envoltura de plástico (a falta de leche).

Dientes primarios (de leche o infantil)

1. No intentes colocar el diente en su alvéolo. Esto puede causar daños permanentes en el diente o provocar una infección.
2. Acude a un dentista de inmediato para comprobar si los trozos del diente permanecen en el zócalo y para asegurarse de que no se haya producido ningún otro daño.
3. Para controlar el sangrado, aplica presión directamente sobre la zona lesionada con un paño limpio.
4. Para minimizar la hinchazón, pueden aplicarse una bolsa de hielo o compresas frías en el lugar de la lesión.

Dientes secundarios (adulto)

1. Busca el diente roto y manéjalo con cuidado.
2. Si está sucio, enjuaga todo el diente en leche o, muy rápidamente, en agua para limpiarlo.
3. Recoloca el diente en el zócalo, asegurándose de que está orientado correctamente. Es importante que esto se realice dentro de los 5-10 primeros minutos después del percance.
4. Mantén el diente en su lugar mordiendo suavemente un paño suave. La persona que presta los primeros auxilios puede ayudar a mantener el diente en su lugar cubriendo el diente dañado y los dientes a cada lado con papel de aluminio.
5. Si es difícil de poner el diente en el zócalo, mantenerlo húmedo poniéndolo en una pequeña cantidad de leche o en una envoltura de plástico.

En caso de duda acerca de si el diente es primario o secundario, poner de nuevo en su zócalo. El riesgo de daño permanente a un diente adulto no recolocado es mayor que el daño causado por un diente de leche que se puso de nuevo en el zócalo.

El tiempo es crucial para prevenir un daño permanente.

ATENCION Trata de evitar lo siguiente:
1. No manipular la raíz del diente.
2. No rascar o frotar la superficie del diente.
3. No dejar que el diente se seque – mantenerlo húmedo en todo momento.
4. No ponga el diente en hielo o agua caliente.
5. Evitar enjuagar o almacenar el diente en agua durante más de uno o dos segundos.
6. No retirar cualquier fragmento de tejido blando del diente.

Featured Image Featured Image